Si es posible, lo recomendable es acordar una reunión con tu roomie potencial para asegurarte de que ambos sean compatibles entre sí.

Por tu propia seguridad, siempre reúnete en un lugar público y/o avísale a un amigo a dónde irás. Si no pueden reunirse en público, te sugerimos agendar una cita para conversar por video o hablar por teléfono. Además recomendamos no enviar dinero a nadie sin antes reunirse y conocer el lugar que se está alquilando.